Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Salamandra’

Otro que me llevo de las ediciones “cucas” de Salamandra. El simple hecho de que un libro esté editado así hace que me den ganas de leerme la sinopsis. Sin embargo, todos los que había visto anteriormente (salvo La soledad de los números primos) no me habían interesado mucho. Cual fue mi sorpresa al descubrir que entre todas estas novelas se encontraba una negra. No conocía al autor, pero el argumento me intrigó lo suficiente; además estaba a un buen precio (8€). Esta novela es la primera de la saga del inspector Montalbano (el nombre me sonaba vagamente), cuyas investigaciones se desarrollan en Sicilia.

En este caso, un importante personaje político aparece muerto dentro de un coche, en una zona de prostitución y drogas. Todo apunta a que ha fallecido de muerte natural después de mantener relaciones con alguna prostituta pero Montalbano intuye algo raro…

En fin, una historia con un poco de morbo y bastante misterio. La historia se desarrolla muy rápidamente, sobre todo a base de diálogos que se suceden vertiginosamente. No hay muchas descripciones ni nada que no sea imprescindible. Sin embargo, no tenía la sensación de que faltase algo, como me ocurrió con alguna novela negra americana; ni me perdía con los diálogos (y eso que no me acordaba de los nombres). Tampoco se mete en análisis psicológicos y poco aprendemos sobre la vida privada del inspector. En resumen: el libro no se va por las ramas. Esto hace que sea una lectura ágil y rápida: tardé poco más de un día en leer sus doscientas páginas. El final me ha gustado aunque ya lo había intuido y además se le da una salida adecuada que me recuerda un poco a Muerte en La Fenice. Quizás es un desenlace demasiado acelerado pero está en proporción con la novela.

A pesar de su brevedad, la novela también contiene su buena dosis de crítica social más o menos implícita: a la corrupción política, a la ineficacia, las presiones, la hipocresía…

Ideal para pasar un buen rato, lo recomiendo, además con ese precio… Sé que la reseña me ha salido cortita, pero es para estar en línea con la novela, además tampoco queda mucho por decir, mejor que cada se forme su propia opinión al leerla. No es una obra maestra pero es muy entretenida. Espero leer algunos más de la saga. Le doy un ocho sobre diez.

Anuncios

Read Full Post »

Segura que la mayoría conocerá este libro, que hace unos pocos años se convirtió en todo un fenómeno. Tengo que reconocer que este libro lo he comprado sobre todo por su edición, que es toda una monada. No sé si los habréis visto en las librerías, pero Salamandra para conmemorar su décimo aniversario ha sacado varios de sus éxitos en una colección muy minimalista, con portadas de un solo color y las hojas redondeadas. Eran tan adorable que me lo compré, un libro que hasta ahora no me había inspirado mucho interés súbitamente me llamaba la atención, todo a causa de esa edición, desde mi punto de vista, tan acertada.

El argumento del libro es un poco difícil de resumir, por eso cojo la sinopsis de la contraportada: «En una clase de primer curso Mattia había estudiado que entre los números primos hay algunos aún más especiales. Los matemáticos los llaman números primos gemelos: son parejas de números primos que están juntos, o mejor dicho, casi juntos, pues entre ellos media siempre un número par que los impide tocarse de verdad. Números como el 11 y el 13, el 17 y el 19, o el 41 y el 43. Mattia pensaba que Alice y él eran así, dos primos gemelos, solos y perdidos, juntos pero no lo bastante para tocarse de verdad.»
Esta bella metáfora es la clave de la dolorosa y conmovedora historia de Alice y Mattia.

Así pues nos encontramos con dos personajes marcados cada uno por un hecho trágico que a condicionado sus vidas. Quizás Mattia es un personaje más típico, con cierto aire a déjà vu, a pesar de que su primera desgracia es más dura y con una trama más repetitiva; mientras que Alice me parece más interesante y en ella se observa más evolución. Desde mi punto de vista, la mayor diferencia entre ellos dos es que Alice es un personaje que intenta evitar la soledad e integrarse, a diferencia de Mattia que más bien parece buscarla como una especie de “castigo”. Sin embargo los dos personajes están en conjunto bien definidos, son profundos y bastante creíbles.

Quizás lo mejor del libro es el estilo de Giordano claro, conciso pero sin dejar de estar trabajado y ser poético. Hace que el libro se lea rápidamente, enganche, y que prácticamente nunca llegue a cansar, a pesar de que la trama empiece a decaer, como explicaré a continuación.

La novela está estructurada de manera que cada capítulo está espaciado por unos cuantos años y cada uno no tiene normalmente una larga duración (en el tiempo de la historia), sin embargo algunas de esas elipsis se rellenan con pequeños resúmenes de lo más relevante. Esta tiene un arranque interesante y muy entretenido, que te mantiene pegado a la historia durante los capítulos en los que se cuentan los “sucesos” y su adolescencia (la mejor parte del libro con diferencia, que me ha encantado). Sin embargo, para mí, desde que se empieza a contar sus juventudes el ritmo y el interés bajan un poco , a pesar de eso, el autor gracias  a su escritura consigue mantener la narración.

Ya durante las última parte, sí que decae de verdad, sobre todo la historia de Mattia, afortunadamente la de Alice aguanta gracias a varios acontecimientos. Los personajes empiezan a estar algo perdidos y sus correspondientes tramas van un poco a la deriva, resultando bastante anodinas. PERO ocurre algo, un giro inesperado, quizás demasiado forzado, pero que parece que va a revivir la acción. Tampoco esperaba que a partir de ahí la novela se convirtiese en un thriller pero este nuevo elemento es totalmente desaprovechado. El final no es que sea incoherente, ya que era lo que se esperaba pero sí que me parece que la manera de la que está resuelto es desafortunada. De repente un personaje se empiezan a comportar bajo mi punto de vista de manera bastante irracional, y la metáfora de los números primos empieza a perder sentido ya que lo son no por las circunstancias sino por sus propias acciones. Creo que el final podría ser mejor, a pesar de acabar igual, si se hubiese utilizado ese “elemento sorpresa” o si hubiese una mayor influencia de las circunstancias. Además de todo, este cierre me ha dejado bastante fría algo así como “Vale, ¿esto es todo?”.

En resumen, una historia que no está mal pero que va perdiendo gracia aunque nunca llega a resultar soporífera ni pesada. Si hubiese seguido la línea de los primeros capítulos, sí me habría parecido una gran novela, pese a eso es una lectura recomendable y ligera pero tampoco entiendo ese gran boom. Es una novela en general buena pero que en mi opinión no le ha sacado todo el jugo a su planteamiento. Un 7 sobre diez.

Read Full Post »