Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Novela Negra’

Después de un largo parón, vuelvo a escribir aprovechando la Semana Santa. Compré esta novela porque necesitaba algo de lectura rápida y de calidad; y sé que aunque cada libro de Christie no es una obra maestra, por lo menos entretiene. Para elegirlo, me guié sobre todo por la sinopsis:

Un joven ex policía, Luke Fitzwilliams, coincide en el tren con una anciana que le cuenta extrañas historias de un asesino, y le anuncia que la siguiente víctima será el doctor Humbley de Whichwood. Al día siguiente, Luke lee en la prensa que el mencionado médico ha muerto y que además la anciana ha sido atropellada. Alarmado, se traslada a Whichwood donde finge ser un escritor que busca información para una novela y poder así investigar más libremente.

El argumento me gustó bastante y sumado al sugerente título (que además dice una gran verdad) hizo que los escogiese. Además en este no aparece Hercules Poirot, que a mí no me gusta mucho pues me parece que su lógica solo puede aplicarse en cierto tipo de crímenes, es decir los que se cometen en un entorno cerrado. En general, sus novelas me han gustado menos que otras de Agatha Christie. Sin embargo, involuntariamente al protagonista, Fitzwilliam (el cual narra la historia en primera persona), le ponía cara de Poirot… Los persanjes son los típicos de un pueblecito inglés: el médico, el rico, el abogado, el raro, la abuelita… Tampoco es que tengan una grandísima profunda (aunque el protagonista, Bridget y Withfield están un poco más definido) pues su función en la novela es resultar sospechosos.

Y es que a mí lo que más me gusta de las novelas de Christie es que uno tiene la posibilidad de adivinar al culpable (cosa que no ocurre en las de Sherlock Homes) pero nunca acaba acertando, como me ha ocurrido a mí en esta ocasión y en todas. En esto, Agatha Christie es una maestra aunque sea un poco tramposilla pues deliberadamente lleva al lector en la dirección equivocada. Quizás en esta novela muestra de manera demasiado clara a ciertos sospechosos falsos pero tampoco es fácil averiguar quien es el asesino (yo no lo intuí hasta unas páginas antes del desenlace). Sin embargo, si nos guiamos por ciertos tópicos de la novela de misterio (que no voy a citar) a lo mejor la cosa se facilita bastante.

El libro se lee rápidamente, engancha y la trama avanza a buen ritmo, aunque hacia la parte final sentí que se había quedado un poco estancada y que a veces le daba un poco vueltas a lo mismo. El final, como no, me ha sorprendido. Pero la novela tiene un defecto: su trama paralela amorosa. No llega a estorbar, pero sinceramente me ha parecido un pegote, que no sirve para mucho salvo para atraer un poco más a cierto tipo de lector (yo diría que de lectora). Creo que podría haber sido llevada de manera diferente porque además es bastante tópica. Siendo Agatha Christie también escritora de novela romántica, podría haberlo hecho mejor…

En resumen, no está ni mucho menos al nivel de Diez negritos pero me ha gustado y la recomiendo, sobre todo como lectura de transición o si buscamos algo ligerito. Si alguien se ha leído el libro, me gustaría comentar con él/ella los sospechosos que tuvo.

Por cierto, el blog ha alcanzado ya las 10 000 visitas, ¡gracias a todos! Espero seguir escribiendo y que os siga gustando el blog.

Read Full Post »

Otro que me llevo de las ediciones “cucas” de Salamandra. El simple hecho de que un libro esté editado así hace que me den ganas de leerme la sinopsis. Sin embargo, todos los que había visto anteriormente (salvo La soledad de los números primos) no me habían interesado mucho. Cual fue mi sorpresa al descubrir que entre todas estas novelas se encontraba una negra. No conocía al autor, pero el argumento me intrigó lo suficiente; además estaba a un buen precio (8€). Esta novela es la primera de la saga del inspector Montalbano (el nombre me sonaba vagamente), cuyas investigaciones se desarrollan en Sicilia.

En este caso, un importante personaje político aparece muerto dentro de un coche, en una zona de prostitución y drogas. Todo apunta a que ha fallecido de muerte natural después de mantener relaciones con alguna prostituta pero Montalbano intuye algo raro…

En fin, una historia con un poco de morbo y bastante misterio. La historia se desarrolla muy rápidamente, sobre todo a base de diálogos que se suceden vertiginosamente. No hay muchas descripciones ni nada que no sea imprescindible. Sin embargo, no tenía la sensación de que faltase algo, como me ocurrió con alguna novela negra americana; ni me perdía con los diálogos (y eso que no me acordaba de los nombres). Tampoco se mete en análisis psicológicos y poco aprendemos sobre la vida privada del inspector. En resumen: el libro no se va por las ramas. Esto hace que sea una lectura ágil y rápida: tardé poco más de un día en leer sus doscientas páginas. El final me ha gustado aunque ya lo había intuido y además se le da una salida adecuada que me recuerda un poco a Muerte en La Fenice. Quizás es un desenlace demasiado acelerado pero está en proporción con la novela.

A pesar de su brevedad, la novela también contiene su buena dosis de crítica social más o menos implícita: a la corrupción política, a la ineficacia, las presiones, la hipocresía…

Ideal para pasar un buen rato, lo recomiendo, además con ese precio… Sé que la reseña me ha salido cortita, pero es para estar en línea con la novela, además tampoco queda mucho por decir, mejor que cada se forme su propia opinión al leerla. No es una obra maestra pero es muy entretenida. Espero leer algunos más de la saga. Le doy un ocho sobre diez.

Read Full Post »

Es el tercer libro que leo de Mankell, después de Asesinos sin rostro y Antes de que hiele, en los que respectivamente el detective Wallander y su hija son los protagonistas. Mientras que el primero me gustó a pesar de sus defectos, el segundo me enganchó bastante pero finalmente me decepcionó, aunque no me llegó a disgustar. Por eso, cuando no sabía que leer me decanté por Mankell, en concreto por el segundo de la saga de Wallander porque sabía que andaba sobre seguro. Para comenzar, el planteamiento:

1991, en las costas de Suecia aparece un bote con dos cadáveres en su interior. Aunque el caso no parece tener sentido para Wallander, las autopsias descubren que los dos hombres son letones. Por lo tanto la policía letona se ve involucrada en la investigación. Pero lo que parece un caso complicado en poco tiempo se convierte en algo mucho más inquietante; una historia de corrupción que tiene como telón de fondo al moribundo bloque soviético…

He intentado contar lo menos posible porque como ya se sabe, lo más importante de estas novelas es el misterio. Este segundo libro me ha gustado bastante más que el primero, ya que me ha sorprendido, en él, además, la vida privada de Kurt no tiene tanta relevancia (en el primero en mi opinión, cortaba demasiado la trama principal) y en consecuencia, me parece más equilibrado.

Esta novela no sabría si calificarla como policiaca, como mínimo no una al uso, en la que el detective ayudado por otros policías, resuelve poco a poco el caso y corriendo peligro en contadas ocasiones. Sin embargo, aquí Wallander se encuentra perdido, solo en un país desconocido y además yendo contra la ley y la propia autoridad. Creo que esto lo que más me ha gustado, que se salga de la rutina de la comisaría y que el detective afronte el peligro sin el apoyo de su rango. Además, no estamos hablando de típico superdetective, que resuelve todo en un abrir y cerrar de ojos y con un físico de Superman; sino que Wallander es todo lo contrario, un detective con cierto sobrepeso y aunque inteligente, sigue siendo una persona totalmente normal. A veces hasta esa normalidad, que hace al personaje verosímil, me parece excesiva, y por eso a Kurt carece de cierto carisma o toque que tienen otros detectives menos creíbles como Holmes, Poirot, Miss Marple…

Otras de las cosas más logradas es el ambiente, de desolación, cutrez que completa la soledad de Wallander y añade peligro y misterio. El ritmo de la novela es ágil y por momentos trepidante, además de no haber ningún gran parón o momento aburrido. Sin embargo uno de los mayores defectos es que aunque el ritmo sea bueno, a veces parece que la resolución del misterio apenas avanza significativamente durante la mayoría de la novela y que casi todo se resuelve al final. Un final bastante bueno aunque yo he echado de menos que concretase y contase más sobre la resolución.

Los personajes son correctos, hay que decir que en este libro Wallander es casi el único personaje de importancia, el resto son secundarios y la mayoría, de fondo. He apreciado mucho el juego de ambigüedad que hay con dos personajes, que en mi opnión está bastante logrado; pero esa misma duda la he echado en falta con un grupo de personajes, que a mi parecer podrían haber dado mucho más con unas cuantas traiciones, tratos y aquí aparecen algo idealizados.

En resumen, me ha resultado una lectura muy amena, superior al primero de la serie. Muy recomendable, y de paso, aprovecho para decir que la saga Wallander se merece una oportunidad. Un 8 sobre diez.

Read Full Post »

Cuando cogí este libro que estaba abandonado en una estantería de mi padre apenas sabía de que iba, ya que este es el típico libro que te suena pero no sabes de qué va. Bueno lo empecé a leer porque me parecía perfecto para estos últimos días de vacaciones ya que es muy cortito (134 páginas en mi edición) y parecía interesante. Es una novela negra de 1934 que en su época causó un gran escándalo por la mezcla de violencia y sexo pero vista desde la actualidad tiene poco de escandalosa, es más bien del montón en ese aspecto. Ya había leído antes novela negra, que es un género que me gusta bastante, pero no la americana de los años treinta.

Bueno, en primer lugar, el argumento: Frank, un trotamundos sin empleo, narra en primera persona la atracción que siente por Cora, la esposa de un emigrante de origen griego propietario de una taberna en California al que Cora desprecia, y cómo los dos viven una aventura. Ambos idean un “accidente” para que éste muera. Pero las cosas no son tan sencillas y no será tan fácil librarse del viejo marido sin que su relación se resienta…

El estilo de la novela es muy directo y escueto, no hay apenas adornos ni descripciones. Sobre todo no hay descripciones psicológicas de los personajes, hay que hacerse una idea de como son a través de sus acciones. Para mí gusto el estilo es demasiado “espartano”, vale que no hay cosa peor que un libro lleno de frases rimbombantes y pedantes pero sin elegancia escrito por algún escritor  mediocre, pero esto es excesivo aunque reconozco que a lo mejor ese el encanto de la novela negra americana lo concisos y directos que son (lo digo porque estoy leyendo El hombre delgado de Dashiel Hammet y es más o menos lo mismo).

Como novela negra que es el libro mezcla problemas personales con crimen y una velada crítica social. Seguramente es culpa de la brevedad del libro pero para mí gusto todo empieza demasiado rápido, se conocen y al segundo ella está confesándole todas sus penas y planeando ya el asesinato. A pesar de que el comportamiento de Cora y Frank es creíble durante la mayoría del libro aunque al final la actitud de Cora me parece algo extraña aunque no sé si achacarlo a que la mentalidad de las mujeres respecto a ciertas cosas han cambiado.

Me ha gustado bastante la trama del asesinato, tiene buenos giros y es verosímil. El nerviosismo y un poco la chapuza de cometer el asesinato en mi opinión están bien narrados, además creo que no había leído muchos libros en los que se narrase un crimen desde el punto de vista de unos asesinos y además novatos, lo que le da un  plus de originalidad. La historia de amor (bueno yo diría que de atracción irresistible) me ha parecido bastante buena, con sus tensiones, su pasión y como a la larga empieza a aumentar la desconfianza sin embargo algunas veces me ha parecido algo forzada y acelerada. Como dije antes no hay ninguna descripción psicológica de los personajes, lo que a lo mejor les resta cierta profundidad pero hace que la narración en primera persona sea más viva, como si fuese en directo, y nos deja sacar nuestras propias conclusiones sin la visión del narrador interfiera. Los secundarios son apenas esbozados no obstante, la mayoría cumple su papel y encajan dentro del relato aunque haya uno, la mujer de los tigres que me chirría bastante (¿se larga de vacaciones a Centroamérica con un desconocido?), es verdad que cumple una función importante pero… Sobre los dos personajes principales, Cora me parece mejor definida con un comportamiento más coherente mientras que Frank para mí gusto tiene una actitud demasiado errante y pasota.

Una de las características de la novela negra es la crítica social camuflada y en este caso yo diría que es una crítica al sistema judicial americano (aunque podría ser una crítica general) en el que lo más importante es el dinero y los intereses de ciertos sectores.

En resumen una novela negra entretenida, que me ha dado gana de repetir con la variante “americana”, bastante buena a pesar de sus defectos. Le doy un 7, 5 sobre diez.

Read Full Post »

Después de volver de las vacaciones voy a intentar recuperar el tiempo perdido y escribir sobre lo que he leído o visto. Como el primer libro de Henning Mankell que me leí me gustó y me apetecía algo de novela negra o policíaca, decidí escoger uno al azar y terminé con Antes de que hiele, que no es de la saga de Kurt Wallander entre mis manos, sabiendo que como mínimo me entretendría.

Este libro es el inicio de una serie de libros protagonizada por Linda Wallander, la hija de  Kurt Wallander. El libro empieza con la narración de los sucesos que ocurrieron en Guyana cuando se produjo un suicidio colectivo en 1978 dentro la secta liderada por Jim Jones. Veinte y tres años más tarde, Linda está esperando ansiosa incorporarse al cuerpo de Policía después de haberse graduado en la Academia de Policía. Un día, su amiga Anna le dice que ha visto a su padre que la abandonó hace 24 años. Al día siguiente Anna desaparece…

Aunque desde Asesinos sin rostro hayan pasado diez años en los libros la historia y la evolución de Linda y Kurt se entienden perfectamente. Linda y Kurt se han reconciliado sin embargo aun siguen peleándose a menudo. Como sabréis si habéis leído algo de Mankell en sus novelas se mezcla la intriga con las reflexiones y los problemas personales de los personajes. Tengo que decir que en este caso, a diferencia de en Asesinos sin rostro las reflexiones de los personajes me han parecido mejor insertadas que en el anterior, no sé no me estorbaban ni me rompían la intriga. Linda al ser una novata, que ni siquiera es policía, me parece que le añade más interés a la trama ya que estoy acostumbrada a leer o ver series sobre “súper policías” o como mínimo experimentados. El problema que le veo a esta novela es que le falta misterio ya que gracias a unos capítulos conocemos las acciones y motivaciones de los perseguidos, por lo tanto casi toda la investigación policial es una repetición de lo que ya sabemos. Además desde las primeras 30 páginas ya se pueden conectar fácilmente gran parte de los elementos, opino que Mankell desvela demasiado al principio. Lo único que consigue mantener la intriga es seguir e ir descubriendo las acciones de los criminales. A pesar de todo esto la lectura es amena, fácil, fluida y con ritmo que es lo que se pide a este tipo de libros. El final no me ha gustado mucho, no consigue crear mucha tensión ni preocupación además de ser bastante previsible. Esto podría verse remediado si la conclusión ofreciese una explicación más clara de los hechos o un epílogo sobre el destino de los criminales en lugar de uno sentimentalista.

En conclusión una novela entretenida, ideal para el verano pero de la que me esperaba un poco más de misterio o un final mejor. Le doy un 6,6 sobre diez.

Read Full Post »